Es codiciado y asediado por su irresistible sabor, en este Hogar se murmulla entre pasillos que es el rey de reyes y que como él no hay dos. Cuenta la historia que este manjar de dioses adquirió popular relevancia en la sabana bogotana; su clima frio, pero no por esto menos acogedor y el uso de chimeneas como tradición arquitectónica, lo han llevado a posicionarse como uno de los platos predilectos para compartir con familia y amigos.

Más de uno ha intentado prepararlo, más de uno ha fallado en el intento, pero también estamos seguros que hay por ahí deambulando más de un suertudo que le dio en el punto y otros cuantos expertos que a lo mejor nos dan sopa y seco. Ya no será necesario rezar el rosario, prender veladoras, ni mucho menos invocar seres del más allá para lograr que su preparación sea perfecta, jugosa y delirantemente sabrosa. Es por esto que a continuación te dejamos cinco datos curiosos que seguro serán la clave secreta para dar en el punto en tu próximo intento de Chef:

gif-lomo-al-trapo-1

  1. EL PLACER DE LA CARNE…

La selección de la carne debe ser cuidadosa y acertada. El gran lomo o el lomo fino es el más recomendado. Ten en cuenta que debe ser madura y no fresca. El grosor del corte debe ser parejo para que así mismo su cocción sea uniforme y quede toda en el mismo término.

  1. EL TAMAÑO SÍ IMPORTA…

En el caso del lomo al trapo el tamaño sí importa y no es precisamente mejor entre más grande sea, por el contrario, manejar porciones pequeñas favorecerá su preparación, ya que la manipulación dentro de la brasa suele ser engorrosa y complicada, por eso recomendamos que se prepare en porciones de 330 gramos, de esta forma será más fácil moverlo y dar en el punto perfecto de cocción.

  1. LA SABROSURA LA PONE AFRODITA…

Muchos se preguntan cuál es la clave del sabor. Si bien la cantidad de sal es importante, también hay un condimento relevante que ayudará a dar el toque secreto. Para una porción de 330 gramos, recomendamos recubrir con una capa de 250 gramos de sal y 2 gramos de escamas de orégano. Así es, esta especia que, según la mitológica, debe su fragancia hipnotizante a Afrodita, Diosa del amor y el romanticismo, es el ingrediente que se encargará de mezclarse a la perfección con los jugos de la carne para producir una explosión de sabor en tu boca.

  1. AL PAN, PAN Y AL VINO, VINO…

Hay quienes recomiendan sumergir el lienzo en cerveza o vino para darle sabor a la carne. ¿Mito o realidad? Lo cierto es que el lienzo sí debe ser previamente humedecido, pero en agua, esto permite que la sal se convierta en una coraza de sabor y protección para la carne, es por esta misma razón, que humedecer el lienzo en cerveza o vino no va a aportar mayor sabor, pues el corte de carne estará aislado por la sal.  Recomendamos más bien servir el vino en una copa o tomarse la cerveza para acompañar este manjar inigualable.

  1. NO TODO ES CUESTIÓN DE TIEMPO…

Tiempo, tiempo, tiempo, cocinar normalmente lleva su tiempo y esa precisamente es una de las grandes bondades de este plato, pues su preparación es realmente rápida, pero para que sea efectiva, es importante tener en cuenta dos aspectos: el primero es que el tiempo calculado de cocción solo será efectivo si la brasa está roja, ardiente y en su punto; entre 6 y 7 minutos por cada lado serán suficientes para lograr el sabor perfecto. La segunda es que una vez armado y amarrado el lomo al trapo, debe ponerse a cocinar inmediatamente, de no ser así, la carne absorbe mucha sal y esto también es contraproducente.

Después de estos cinco consejos ya no hay excusa para lograr un lomo al trapo exquisitamente delirante. Compártenos tus preparaciones en nuestro Instagram @Andrés_c_de_Res y cuéntanos tu experiencia como chef. ¡Manos a la obra!

lomo-al-trapo