No todos los días el Premio Nobel de Literatura te hace un regalo con dedicatoria, menos si la dedicatoria está grabada con su puño y letra en el libro que le otorgó al escritor dicho título, y más asombroso aún si la dedicatoria está a tu nombre evocando en sus líneas una única historia de amor.

“Andrés Carne de Res, donde se acuestan dos y amanecen tres”

Andrés Jaramillo abrió la portada del libro que como presente Gabriel García Márquez le había hecho llegar a sus manos, la dedicatoria decía “Para Andrés Carne de Res, donde se acuestan dos y amanecen tres”. Esta frase, no solo conmovió al propietario del Paraíso Atípico, sino que lo inspiró a perpetuarla en uno de los íconos que representa el Hogar Encendido, la mariposa amarilla.

Hoy, aunque Gabo no esté, Macondo vive y se siente en Andrés Carne de Res, dispuesto en un exclusivo terreno del restaurante y en donde reposan todos los recuerdos entre el gaviero y el admirado escritor.

La próxima vez que usted visite este Paraíso, busque el corazón amarillo de la mesa Macondo, le aseguramos que este no es tanto un lugar, es como un estado de ánimo en donde siempre llueven mariposas amarillas.

Por: Juan Ruiz

mariposa-01